Prepara tu piel para la primavera

En solo unas semanas saludaremos a la primavera. Después del frío nuestra piel está deshidratada y desvitalizada y ahora toca repararla y prepararla para las primeras exposiciones al sol.

Exfoliación, hidratación y fotoprotección han de formar parte de nuestro ritual de cuidado de la piel a las puertas de la primavera.

  • Exfoliación, para eliminar las células muertas y renovar tu piel.
  • Hidratación, para compensar la deshidatación producida por los meses de frío.
  • Fotoprotección. Hay que prestar especial atención a las primeras exposiciones al sol, sobre todo si tienes manchas blancas porque la piel despigmentada es mucho más vulnerable.

En primavera las pieles con dermatitis irritativa se resienten a consecuencia de las alergias (al polen, gramínias, etc.). Es importante recurrir a cremas emolientes para aliviar dermatitis y pieles sensibles. En el caso de los ojos, usar colirios para combatir la irritación si fuese necesario. También productos específicos para los labios y la nariz.

Por otra parte, al subir las temperaturas, se tiende a sudar más, lo que repercute en las pieles grasas o con tendencia acnéica.

Fotosensibilizantes para broncear tu piel

Si quieres sacar el máximo partido posible a la exposición a los primeros rayos de sol, puedes recurrir a los fotosensibilizantes. Puedes hacerlo a través de suplementación oral (Fenadul cápsulas) o por aplicación tópica (Fenadul gel).

Te ayudarán a potenciar el bronceado, sobre todo en las zonas despigmentadas, estimulando el trasvase de melanocitos, responsables de la producción de melanina, desde las zonas con pigmento.

Es importante que no olvides la fotoprotección. Puedes combinar un factor de protección solar muy alto (50) para las zonas sin manchas blancas y otro menor (SPF 15 o SPF 30 según tu fototipo) para las zonas despigmentadas.

Ante las primeras exposiciones al sol, recuerda que nuestras soluciones de maquillaje, Tanvitil gel y Tanvitil spray, no tiene factor de protección solar. Tendrás que aplicarlo aparte.

En cualquier caso, evita las horas centrales del día y realiza una exposición progresiva. La piel despigmentada es mucho más vulerable a los efectos nocivos del sol.

Pin It on Pinterest

0